>
Pensamos demasiado y sentimos muy poco…
De qué sirve confesarme, si no me arrepiento?